Política de Derechos Humanos

ACPO está comprometida con el respeto y la promoción de los Derechos Humanos en todas sus intervenciones sociales (personas y comunidades beneficiarias) y respecto a empleados, aliados, donantes, colaboradores, contratistas y sociedad en general. Esta política está acorde con y se basa en:

  • La Doctrina Social de la Iglesia
  • La legislación colombiana.
  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos y las Convenciones básicas de la Organización Internacional del Trabajo.
  • Los Principios Voluntarios en Seguridad y Derechos Humanos.

La política de Derechos Humanos de ACPO es coherente y está alineada con las demás políticas institucionales.

Por otra parte, ACPO se compromete a realizar acciones activas en el marco de sus proyectos que contribuyan a:

  • Respetar y acatar las leyes colombianas.
  • Respetar y promover los derechos y libertades de todas las personas.
  • Prestar especial atención a los derechos de grupos vulnerables, por ejemplo: niños, niñas, mujeres, discapacitados, adultos mayores, grupos étnicos, minorías y desplazados entre otros.
  • Respetar los usos, costumbres y cultura de las comunidades.
  • Buscar la coherencia de todas las políticas y planes de ACPO con esta política.
  • Dar formación externa e interna, de forma explícita o implícita, sobre asuntos relacionados con el respeto y la promoción de los Derechos Humanos.

Todos los empleados de ACPO tienen la obligación de conocer y contribuir a llevar a la práctica esta política en el ámbito de sus actividades diarias.