Boletín de prensa N° 10

¿Cómo gobernar a un país sin conocer sus raíces?

Faltando menos de dos semanas para las jornadas de votación, que definirán quién será el próximo presidente del país durante el periodo  2014- 2018, los campesinos dan a conocer su criterio frente a su participación y representación política.

Diferentes habitantes de Sutatenza comparten la idea, de que hace mucho no se contaba con un mandatario de tal calidad como el que se encuentra actualmente en la alcaldía, entre ellos Sandra Espíndola, estudiante de Mundo Rural quien afirma: “es una persona que ha estado al tanto de todos los sectores y de los diferentes campos de acción de Sutatenza”. Sin embargo reconocen que el desarrollo de una sociedad no depende únicamente de sus mandatarios, sino también de la participación de  todo un pueblo.

Existe un pensamiento común entre los campesinos, pues se sienten desprotegidos, creen que no se tomarán medidas, que no serán eficientes y todo quedará en la indiferencia, en este momento se encuentran sin el suficiente respaldo de la entidad asignada a divulgar, actuar y defender los derechos e intereses del pueblo, labores que competen a la Personería Municipal.

La evidente disfuncionalidad del gobierno nacional y su pasividad frente a la situación que vive la comunidad campesina, los ha llevado a pensar que al final del día sólo cuentan con la protección de su familia; la decepción crece  a raíz de tantas promesas sin cumplir y alimenta de prejuicios a los habitantes del sector, haciéndolos cada día más escépticos ante la política.

Los problemas siempre han existido, haciendo más difícil el crecimiento del país y del mundo rural; como afirma Catalina Castiblanco, habitante de Sutatenza: “Una de las grandes dificultades del gobierno nacional está en el descuido de vías públicas y carreteras para el acceso a diferentes regiones”. Al mismo tiempo muchos coinciden en que la guerrilla y la violencia son el más grande problema para el campo, en donde se evidencia la falta de apoyo del gobierno.

La mala administración de  los recursos, la falta de gestión y  la inversión en temas de menor relevancia son factores que retrasan el progreso de Colombia. Realmente la labor del gobierno se ve reducida por su falta de compromiso,  llevando a los campesinos a tomarse las calles del país en busca de soluciones a las problemáticas del campo aún no resueltas.  

“Una de las principales razones por la que no se ha llegado a una solución para tantos problemas, es que los actuales candidatos no han vivido la realidad del campesino y no saben cómo es su diario vivir” manifiesta Francisco Parra, estudiante de Mundo Rural.  Poniendo en evidencia que el campesinado está en el olvido del colombiano. Surge así una gran pregunta: ¿cómo gobernar a un país sin conocer sus raíces?

Liliana Medina, presidenta del proyecto ASOCATEN, presente en Sutatenza afirma:

“A la política de agro no se le ven salidas, no hay soluciones para los campesinos. No hay voluntad política, mientras el neoliberalismo  siga siendo el sistema que prime en el país, no van a haber soluciones.”

Existen muchas expectativas acerca del candidato que sobresaldrá durante la próxima jornada electoral, pero en general se percibe mucha desconfianza hacia los postulados, dudando de sus capacidades para mejorar el país. Sumando a esto la ausencia de los aspirantes presidenciales en la zona, el único contacto con las campañas se da a través de los medios de comunicación tradicionales.

El interés que se tiene del nuevo presidente apunta a la mejora de la vida del campesino, que no haya necesidad de abandonar el campo y decidan buscar nuevas oportunidades dentro de las grandes ciudades, sino que sea mejor remunerado, que sea realmente valorada la labor del trabajador rural y que a su vez la calidad de la educación mejore; así, si esto se hiciera realidad, habría una mayor participación política por parte de los campesinos, porque ya tendrían claro que las propuestas se cumplen y no quedan en el olvido.  

Los campesinos colombianos siempre han estado abiertos a las posibilidades políticas que pretendan mejorar el mundo rural, asistiendo con mayor confianza a las urnas de votación utilizando su derecho de forma adecuada, reafirmando que su voto cuenta y que claramente están a la espera del medio y el momento para sacar a lucir todos sus capacidades, la participación de la persona afectada es muy importante ya que sin ella no se puede llegar a un mutuo acuerdo.

Como afirma Arnoldo Candela, líder de ACPO:

“El hombre sin educación está limitado, un pueblo sin educación es un pueblo sin futuro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*